InicioActualidadNoticiasSistema de gestión integradoVárices, un problema de grueso calibre

Várices, un problema de grueso calibre

Las mujeres sufren várices con mayor frecuencia que los hombres, en una proporción de tres a uno, sin que se conozca la causa de esta tendencia.

Nacen como diminutos hilos de color violeta, pero con el tiempo se convierten en conductos de mayor calibre que se dibujan a través de la piel, como si estuvieran a punto de estallar. Una especie de mapa vascular en alto relieve, que aunque afecta la apariencia de las piernas, no es solo un problema estético como muchos creen, sino también una enfermedad. De hecho, las várices, esas venas dilatadas que aparecen en los muslos y pantorrillas, y que en sus inicios se les conoce como arañas vasculares, pueden evolucionar generando un alto grado de incapacidad, si no reciben manejo oportuno y adecuado.

INSUFICIENCIA VENOSA – PREVENCIÓN

¿Qué es?

Es la incapacidad de las venas para llevar la sangre desde las piernas hasta el corazón. Esto hace que el flujo sanguíneo se acumule en esta zona, en especial al estar de pie.

¿Por qué se produce?

Debido a que las válvulas venosas de las extremidades inferiores están dañadas o a que la pared de las venas tiene problemas de elasticidad.

Factores de riesgo para la insuficiencia venosa incluyen:

  • Edad
  • Antecedentes familiares de esta afección.
  • Ser mujer (relacionado con los niveles de la hormona progesterona).
  • Antecedentes de trombosis venosa profunda en las piernas.
  • Obesidad
  • Embarazo
  • Permanecer sentado o de pie por mucho tiempo.
  • Estatura alta

Síntomas

El dolor u otros síntomas incluyen:

  • Dolor intenso, pesadez o calambres en las piernas.
  • Picazón y hormigueo.
  • Dolor que empeora al pararse.
  • Dolor que mejora al levantar las piernas.

Los cambios en la piel de las piernas incluyen:

  • Hinchazón de las piernas.
  • Piel irritada o reseca si la rasca.
  • Piel enrojecida o hinchada, reseca(dermatitis de estasis).
  • Venas varicosas superficiales.
  • Engrosamiento y endurecimiento de la piel en las piernas y en los tobillos (lipodermatoesclerosis).
  • Úlceras o heridas que tardan en sanar en las piernas y en los tobillos.

Decálogo para prevenir la insuficiencia venosa crónica:

1. No permanecer de pie, quieto o sentado largos períodos de tiempo:

Si debemos hacerlo por motivos de trabajo o viajes largos, trataremos de mover frecuentemente los pies y las piernas, realizando giros con los tobillos.

2. Piernas arriba:

Para aquellas personas que trabajen sentadas con el ordenador, es conveniente utilizar un reposapiés. Y durante la noche, mejor dormir con las piernas elevadas unos 15 cm.

3. Unos sencillos ejercicios todos los días:

Ejercicios muy sencillos cuya práctica ha demostrado ser eficaz para la mejora de la circulación venosa.

4. Aplicar ligeros masajes en piernas y tobillos:

Mientras permanecemos tumbados, podemos masajearnos las piernas desde los pies hasta los muslos.

5. Mejor ducha que baño:

Podemos activar la circulación alternando duchas no excesivamente calientes (de 38º como máximo) con duchas frías en las piernas. Al finalizar, aplicaremos agua fría a las pantorrillas en sentido ascendente, para aliviar la sensación de pesadez.

6. Evitar la ropa ceñida y los ambientes demasiado calurosos:

Las prendas de ropa muy ajustadas son desaconsejables porque pueden dificultar el retorno venoso desde las piernas al corazón. Además, conviene evitar toda fuente de calor (saunas, depilación mediante cera caliente, tomar el sol en las piernas…), ya que estimulan la dilatación de las venas y la aparición de varices.

7. Atención a la alimentación:

Tanto el sobrepeso como el estreñimiento pueden afectar a la circulación, por lo que para prevenirlos, resulta clave seguir una dieta rica en fibra, frutas, verduras y cereales.

8. El ejercicio, fundamental:

Las actividades que más benefician a la circulación de las piernas son la natación o caminar. El baile, la gimnasia y la bici también pueden ser buenas alternativas para favorecer el retorno venoso.

9. Cuidado con el tabaco y el alcohol:

Junto a la alimentación y la práctica de algún tipo de deporte, también debemos mantener unos hábitos sanos.

10. Consultar con el farmacéutico la posibilidad de utilizar medias de compresión:

Nuestro médico o farmacéutico puede orientarnos acerca de este tipo de soluciones, que actúan aproximando las paredes de las venas, de forma que facilitan que las válvulas cierren bien y que la sangre ascienda correctamente

La información proporcionada ha sido planteada para apoyar, no reemplazar, la relación directa que existe en pacientes/visitantes de este sitio web y su médico. Si tiene problemas de salud, consulte a su médico.

Fuentes

*Deepak Sudheendra, MD, RPVI, Assistant Professor of Interventional Radiology & Surgery at the University of Pennsylvania Perelman School of Medicine, with an expertise in Vascular Interventional Radiology & Surgical Critical Care, Philadelphia, PA. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team

*http://www.asovascular.com/images/guias/Guias-Colombianas-para-el-Diagnostico-y-el-Manejo-de-los-Desordenes-Cronicos-de-las-Venas.pdf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ENTÉRATE PRIMERO, HAZ PARTE

Al ingresar tus datos aceptas nuestras políticas de datos personales

iucolmayor
iucolmayor
iucolmayor
iucolmayor
iucolmayor
iucolmayor
iucolmayor
iucolmayor
iucolmayor
iucolmayor
iucolmayor
iucolmayor