InicioActualidadNoticiasSistema de gestión integradoEl poder de las preguntas

El poder de las preguntas

¿Con qué estado mental y emocional afrontas diariamente tú trabajo, el jefe, los compañeros, las relaciones, la seguridad y la salud? ¿Es un estado mental que potencia tus recursos, tus posibilidades, tu seguridad y salud, aquello que deseas conseguir? o, por el contrario ¿es un estado que limita tus recursos, que te hace enfocarte en los conflictos, en la pasividad, en la víctima, en la falta de atención, en el desinterés, en descuidarte, en dejarte arrastrar emocionalmente?

Una de las cosas más útiles que podemos hacer para crear un estado de autocuidado, que nos ayude a conseguir una vida plena, es aprender a controlar los estados de nuestra mente, y estos dependen de en qué nos enfocamos. El significado y la evaluación que hacemos de las situaciones y experiencias que vivimos, determina el enfoque de la atención y por tanto las decisiones que tomamos, y las acciones que realizamos.

Y, ¿Cómo evaluamos las cosas, las situaciones? Sencillamente haciéndonos preguntas. No somos muchas veces conscientes de ello, pero estamos constantemente respondiendo a preguntas internas. Cada pensamiento es la respuesta a preguntas. Pensar es el proceso de hacerse preguntas, ante lo que percibimos y contestarlas.

Tu estado es el resultado de las preguntas que te haces, bien porque te las haces tú mismo, o porque en una situación concreta, como una sesión de coaching, permites que te las hagan otros. Si quieres gestionar eficazmente tus estados, e manera que sean beneficiosos para ti, es bueno que controles las preguntas que te haces. Elimina las preguntas que te limiten, y hazte que te potencian, te motiven a hacer cosas beneficiosas para ti, que te hagan sentirte bien y recuperar energía.

La seguridad y salud de una persona mejora, cuando se hace las preguntas correctas acerca de cuidarse, protegerse, cuidar a los demás, tener una vida sana , buscar las mejores alternativas, apoyarse mutuamente.

Hay una relación enorme entre las preguntas que nos hacemos y nuestro estado. Por ejemplo: ¿Qué puedo aprender de esta situación?, enfoca el pensamiento hacia un estado de aprendizaje. Esta es una gran pregunta cuando ha ocurrido un accidente o un incidente por ejemplo, tanto para la persona accidentada como evidentemente para la organización. En lugar hacer preguntas que llevan a un estado de culpabilidad en el que difícilmente se da el aprendizaje. Como por ejemplo ¿por qué has hecho esto? ¿Cómo es que has hecho esto? En lugar de ¿Cómo podría hacerse de un modo más seguro?

Si internamente te estás haciendo preguntas del estilo ¿Cómo es que me siento tan deprimido?, o ¿Por qué no le gusto a nadie?, por ejemplo, enfocaras la atención, buscarás y por tanto encontrarás referencias que apoyen la idea de que hay una razón para que te sientas deprimido. Como consecuencia te quedarás en este estado tan poco capacitador. Sin embargo, si te preguntas ¿cómo puedo cambiar mi estado de ánimo para sentirme más feliz?, enfocarás la atención en las soluciones

He aquí algunas preguntas, que muchas personas se hacen internamente de forma inconsciente en su trabajo, que limitan la mejora en su seguridad y salud laboral, y para las que encontrarán respuestas que condigan limitarla. Por ejemplo: ¿Cómo es que me siento tan incómodo con los epi`s?, ¿Por qué no podré cumplir las normas de seguridad?, ¿Cómo es que no consigo estar atento a los riesgos?, ¿Cómo hago para ser una persona dura e infalible en mi trabajo?, ¿Qué me hace sentir que mis opiniones en seguridad y salud no son importantes?, ¿De qué vale que yo me proteja si los demás no lo hacen?, ¿Qué hará que sienta la emoción de los riesgos de mi trabajo?, etc. Su respuesta interna les lleva a estados en los que la mejora de su seguridad y salud queda reducida.

Sin embargo, este tipo de preguntas pueden ayudar a una persona a salir de un estado actual de falta de cuidado de sí mismo en su trabajo, y por tanto a considerar las medidas de seguridad y salud, acogerlas e integrarlas en su trabajo. Por ejemplo: ¿Cómo puedes mejorar el cuidado de ti mismo frente a tal riesgo en tu trabajo?, ¿Cómo puedes sentirte más seguro y saludable?, ¿Qué recursos necesitas?, ¿Qué medios tienes a tu disposición?, ¿Qué puedes hacer para incorporar las normas de seguridad en tu trabajo?, ¿Cómo puedes aprender de una manera que la edad no sea un límite? ¿Cómo puedes hacer que tu trabajo sea más divertido?, Con estas preguntas seguro que si las formulo de forma persistente surgen ideas para poner en práctica acciones que ayudarán a hacer posible lo que antes parecía ser imposible. Y si no crees que es posible, comienza la pregunta diciendo… ¿y suponiendo que fuera posible, cómo puedes mejorar…?

¿Te haces diariamente preguntas que presuponen que tienes recursos y capacidades para mejorar tu seguridad y salud? ¿Cómo te hablas a ti mismo?

«la calidad de las preguntas crea una calidad de vida», Anthony Robbins.

Fuentes: https://www.prevencionintegral.com/comunidad/blog/revoluciona-tu-seguridad-salud/2017/04/20/poder-preguntas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ENTÉRATE PRIMERO, HAZ PARTE

Al ingresar tus datos aceptas nuestras políticas de datos personales

iucolmayor
iucolmayor
iucolmayor
iucolmayor
iucolmayor
iucolmayor
iucolmayor
iucolmayor
iucolmayor
iucolmayor
iucolmayor
iucolmayor